«El problema de los tres cuerpos» – de Liu Cixin

He tenido poco contacto con la literatura china, ha sido una literal desconocida para mi, sobre todo en los apartados de Ciencia Ficción, ya no se diga en la literatura clásica de este pais-continente.
Es bastante curioso que entre más se acerca uno a China, más se da cuenta de que no es una cultura diferente a la nuestra, es casi una civilización diferente a la nuestra, tienen una riqueza histórica, cultural y artística tan inconmesurable como su nación.
Del autor, Liu Cixin, me di cuenta que existía cuando vi la película de Netflix «The wandered Earth», una super producción China que fue todo un éxito comercial, ahí supe de que era basada en una novela de Liu Cixin, pero hasta ahí llegó mi curiosidad.
Hace poco mi primo me comenttaba de un libro que había leído y que le parecía buenísimo, se titula «El Problema de los tres cuerpos» y es una trilogía que recién finalizó Liu Cixin, así que buscando el primer libro, me encontré con la trilogía completa y la compré ya que estaba a un precio excelente y tenía además un buen descuento en su versión Kindle, y me salió mucho más barato el paquete de los tres libros virtuales, que cualquier otra modalidad.
Esta reseña la voy a ir alimentando poco a poco con cada tomo e inicio con la primera que es el problema de los tres cuerpos.

El problema de los tres cuerpos – Liu Cixin – 2006
Es la primera novela de la saga y ganadora de varios premios chinos y ganó el premio Hugo cuando se tradujo al Inglés en el 2014.
Trata sobre una puesta en la práctica del famoso y viejo «Problema de los tres cuerpos» que se supone que surge a raíz de los estudios de Charles-Eugène Delaunay quien analizó y teorzó entre 1860 y 1867 sobre el comportamiento del Sol, la Tierra y la Luna al interactuar orbitalmente sus respectivas gravedades y movimientos, que es una aproximación bastante exacta al problema y que se convirtió en un tema de estudio para físiscos y matemáticos que dio como resultados, avances en los temas de teorías del caos. como bien lo expresa uno de sus estudiosos más dedicados:

El azar no es más que la medida de la ignorancia del hombre, reconociendo, a la vez, la existencia de innumerables fenómenos que no eran completamente aleatorios, que simplemente no respondían a una dinámica lineal, aquellos a los que pequeños cambios en las condiciones iniciales conducían a enormes cambios en el resultado. Henri Poincaré

Con esto como contexto, entremos en la novela: OJO ALERTA DE SPOILER

<spoiler>
En plena revolución cultural China, Ye Zhetai, profesor y físico astronómico, es llevado a una «sesión de lucha«, emulando la descrita por Anne F. Thurston, en «Enemigos del pueblo» sobre el profesor You Xiaoli, y al no ceder a las humillaciones, es asesinado ante la masa enardecida, por las jovencísimas Guardias rojas que lo tenían cautivo, todo por mantener firmes sus posturas científicas, Ye Wenjie su hija ve como su padre es públicamente humillado y luego asesinado, su madre para mantenerlas con vida reniega de su esposo.

La joven que tambien tiene estudios y desarrollo como científica, es degradada socialmente y transferida a un proyecto secreto como asistente técnico de segunda categoría.

Pasado el tiempo se van olvidando las causas de su castigo y en su trabajo se vuelve indispensable por sus habilidades, dedicación y conocimientos, poco a poco va adquiriendo importancia técnica y le dejan cierta libertad de acción por la necesidad que tienen de su experticia.

Años despues descubre que están transmitiendo mensajes a otras civilizaciones, como estuvo de moda en los sesentas y se le ocurre usar al sol como una especie de antena reflectora, con lo que amplifica la señal que envía a niveles que pueden hacer viajar dicha señal por el universo sin degradarse y esta llega cuatro años despues a un sistema de tres soles, cuya civilización vive un infierno de eras caóticas combinando etapas de destrucción total por calor abrasador, muerte por frío extremo y pequeñas pausas de tranquilidad, que sin embargo no inhiben el desarrollo de una civilización científica y técnicamente más avanzada que la nuestra, que ya descartó establecer predictibilidad de sus condiciones astronómicas y decide que la única salida es migrar.

El mensaje es recibido por un monitor extraterreste que además es pacifista y sabe lo que hará su civilización si se da cuenta de la existencia de otros planetas cercanos que puedan albergar vida inteligente y contesta que dejen de transmitir porque el planeta tierra corre peligro de ser invadido y si envían más mensajes, tendrán las coordenadas precisas y la distancia exacta, pero Ye Wenjie que es la única que recibe el mensaje por ser su trabajo similar al del operador trisoliano, por todo lo que ha sufrido a lo largo de su vida, se siente decepcionada con la raza humana. y decide enviar un mensaje en dirección del sistema Alfa Centauri que más o menos dice: «Vengan, yo les ayudaré a conquistar este mundo, nuestra civilización no es capaz de resolver sus problemas, necesitamos de vuestra fuerza

La civilización Trisoliana, recibe este nuevo mensaje, calcula la distancia gracias al tiempo que tardó en ir y venir la señal, prepara un plan de conquista, envía naves que viajan a un décimo de la velocidad de la luz en una expedición que tardará como cuatrocientos años en llegar.

En la tierra se funda una organización que apoya la destrucción de la raza humana, reclutada entre gente desencantada con la humanidad, pero con gran poder económico, político y social, se descubre la conspiración y se logra desarticular parte de la organización, obteniendo mucha información precisa, que incluye el conocer que los Trisolianos han enviado computadoras cuanticas a espiar la tierra, basadas en dos protones disparados a la velocidad de la luz que se desdoblan unidimensionalmente y son capaces de cubrir cada rincon del planeta e inhiben todo desarrollo teórico de la física, anulando cualquier experimentación con aceleradores de partículas que si pueden ser manipulados por estas computadoras cuánticas o «sofones» en un intento por evitar que en cuatrocientos años los terrícolas alcancen un grado de desarrollo científico que les haga frente.

Pero hay una pequeña diferencia entre los terricolas y los trisiolianos, estos últimos no tienen órganos de transmisión de pensamiento externos, (boca, gestos, etc.) y toda comunicacón la hacen directamente de su mente, es decir todo lo que piensan es lo que transmiten en longitudes de onda visibles para ellos por lo que no son capaces de ocultar pensamientos o mentir.

Sus aliados terrestres tratan de explicarles los conceptos de mentira, astucia, traición, etc. y tras largo tiempo logran comprender esta característica humana y sus consecuencias, lo que les causa terror. La tierra se comienza a prepararse para una batalla que seguramente perderán dentro de cuatrocientos años.

</ Fin de spoiler>

La novela por momentos hace giños a Isaac Asimov, a Ray Bradury le toma prestado el poético y casi mítico lenguaje y la grandilocuencia parece que es de Tolstoi, pero eso sería pensando que esa sea la literatura que Cixin haya leído como influencias, porque desconozco realmente la literatura china y no dudo que tengan sus propios referentes literarios de igual o mejor nivel que los mencionados.

Ya comencé la segunda novela y veremos que pasa. por el momento 5 estrellas.

Be Sociable, Share!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.