El poder del crimen organizado. Necesitamos nuevas estrategias para combatirlo.

En el operativo militar en el que murió Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén conocido por “Tony Tormenta” participaron 660 infantes de marina, tres helicópteros y 17 vehículos. Los habitantes de Ciudad Matamoros fueron testigos de tres horas de intensos combates con armas largas y de grueso calibre, en que fueron detonadas más de 300 granadas por parte de los miembros del cártel del Golfo. Cuando Tony se sintió rodeado solicitó ayuda a sus subalternos, en ese momento salieron hacia Matamoros más de 80 camionetas repletas de hombres armados para defender a su jefe. En el camino les avisaron que ya había sido abatido y optaron por dispersarse.

 Para descubrir el paradero de Tony Tormenta, fue necesario un intenso trabajo de inteligencia durante seis meses por parte de los marinos. Se les había escapado en dos ocasiones. Durante el enfrentamiento final cinco integrantes de la marina mexicana perdieron la vida. Con este golpe el cártel del golfo queda temporalmente dañado, pero es cosa de algún tiempo para que se recuperen si no se toman las medidas necesarias.

 Esta es una pequeña muestra del inmenso poder que ha adquirido el crimen organizado en nuestra región. Aun los ejércitos tienen dificultades para combatir estos grupos. Además ha quedado demostrado que las operaciones puramente militares son insuficientes y generan respuestas de mayor violencia por parte de las organizaciones criminales.

 La clave del poder de estos grupos es la enorme rentabilidad económica que obtienen. El “negocio” del narcotráfico genera miles de millones de dólares en ganancias. Hasta se habla de un supuesto afecto benéfico que tales inyecciones de dinero provocan en las economías locales de los países de la región. Mientras esto sea un buen negocio habrá crimen organizado con poder, aunque se les reprima con alguna eficiencia.

 Con miles de millones en sus arcas no hay policías que los capturen, ni jueces que los condenen, ni hay cárceles que los retengan por mucho tiempo. Pueden morir diez, pero hay cien para ocupar sus puestos. Con dinero se puede comprar todo tipo de armas en el mercado negro. La casi totalidad de las armas decomisadas a los narcotraficantes son de procedencia norteamericana.

 Ahora se reconoce el fracaso de las políticas tradicionales de combate al narcotráfico y crimen organizado. Los hechos son contundentes, nuestros países se han hundido en una espiral de sangre y violencia como costo para sostener el vicio de la droga en el mercado estadounidense. Ahora se descubre que no basta la sola represión, que para combatirlo se necesita una estrategia con altos niveles de integralidad.

Ahora se reconoce que es necesario atacar la ganancia que genera el crimen organizado. Si se logra golpear los beneficios económicos a los criminales, se le saca el agua al pez. Esto obliga a un cambio radical de las actuales políticas, no solo delincuenciales, también deben ser abarcadas las fiscales, comerciales y financieras. Se necesita transparentar totalmente la actividad económica y la acción del Estado. Cualquier rincón oscuro que quede en la economía será usado por el crimen organizado para lavar su dinero y volverlo limpio.

Transparencia Fiscal...Una necesidad

 Esto no será fácil, hay grupos de poder económico que también temen a la transparencia. Históricamente siempre han ocultado sus ganancias y las formas en que invierten sus recursos. El problema es que si lo siguen haciendo abren los portones al crimen organizado. Oponerse a transparentar la economía es hacerle un gran favor al narcotráfico que necesita de todos los pasadizos oscuros para ocultar y luego limpiar sus enormes ganancias.

 Hay muchos casos de personas pobres que de pronto los vemos en carros de lujo, con grandes mansiones y aparecen como dueños de muchas empresas. Todos se preguntan ¿De donde obtuvo el dinero? En la actualidad no hay forma legal de averiguarlo.  Estas empresas mal habidas con dineros sucios no tiene como objetivo la ganancia, si no el lavado de dinero, por ello se convierten en competencia desleal de empresas sanas, dañando a los verdaderos empresarios.

 Transparentar la economía implica cambiar viejos hábitos y adoptar una nueva cultura. Esto es lo difícil. La mejor prueba de las dificultades que se enfrentarán es la oposición a brindar una declaración patrimonial, que ya se hace en la mayoría de países de América Latina. En El Salvador muchos se rasgan las vestiduras ante esta propuesta, sin tomar en cuenta las graves implicaciones de esta conducta.

 Ayutuxtepeque, viernes, 12 de noviembre de 2010.

Be Sociable, Share!

5 comments for “El poder del crimen organizado. Necesitamos nuevas estrategias para combatirlo.

  1. MARIANA
    12/11/2010 at 8:00 pm

    Para muestra un botón, aquí si aquí en El Salvador, hay grandes empresa y empresarios que tiene cajas de seguridad en las aduanas.
    Seria bueno que el Ministro de Hacienda nos contara que guardan ahí, aparte de las pólizas fraudulentas, alteradas, ete,etc,etc.

  2. r.ventura
    13/11/2010 at 2:23 pm

    EN MEXICO EL CRIMEN ORGANIZADO ODTUBO MAS FUERZA CON EL GOBIERNO DE VICENTE FOX ES COMO SI EN MEXICO HUBIERA ESTADO CUALQUIERA DE LOS 4 YA FAMOSOS GOBIERNOS DE ARENA QUE DESGOBERNO EN LOS ULTIMOS 20 EN EL SALVADOR.HAY DUENOS DE EMPRESAS QUE LAS GANANCIAS QUE OBTIENEN DE LA EMPRESAS FICTICIAS NO LES INTERESA PORQUE PARA ELLOS ESO ES MINIMO LO QUE LES INTERESA ES EL NARCOTRAFICO Y POR ESO NOSOTROS SABEMOS QUE LA EXTREMA DERECHA NO LE CONVIENE LA TRANSPARENCIA FISCAL EN EL SALVADOR PORQUE ESTAN EMBARRADOS ASTA DONDE ELLOS DEFECAN

  3. derriboso
    13/11/2010 at 4:38 pm

    Que tal si se legalizan las drogas?
    no quedaría gran cosa para contrabandear, quizás los quesos…o la pornografía ilegal…
    mientras la raza humana mantenga sus vicios y mantenga la pasión hedonista por el dinero, pues como que no hay solución, quizá solo armarse y si te matan pues llévate a unos cuantos contigo al infierno…

  4. Rimbon
    14/11/2010 at 9:00 am

    «El poder del dinero» es capaz de corromper a abogados, jueces, fiscales, etc. El paradigma de que «al que es maje ni Dios lo quiere» es muy bien aplicado por muchos para enriquecerse, al fin y al cabo: «la colcha alcanza para todos».
    La famosa conversación del chele Torrez al exdiputado Silva, algo así como: «No te preocupés. con «medio melón» (medio millón de dólares) te arreglo el asunto a vos y a tu mujer» es la prueba contundente de la corrupción en nuestro sistema de justicia.
    Sin embargo, la élite económica del país «se horroriza» ante el hecho de tener que declarar su patrimonio según lo exige el ministerio de hacienda. Sus argumentos sobre que al declarar sus bienes la delincuencia se daría cuenta, y por tanto, estarían sujetos a secuestros o extorsiones, es la excusa mas tonta que tienen para no declarar.
    La negación a cumplir con este deber es por otras causas. Todo mundo lo sabe.

  5. Exgetal
    14/11/2010 at 10:25 am

    El gobierno anterior solvento su necesidad inmediata de obtener fondos con un fideicomiso, para ajustarlo al presupuesto de ese año, el problema es que no da una fuente constante de financiación para combatir el crimen. El problema de los prestamos es que más tarde que temprano habrá que pagarlos. Un impuesto por desagradable que sea, evita que el país se siga endeudando, y en un pais como el nuestro donde la distribución de la riqueza es obscenamente desigual, un acto de minima justicia es que al menos los grandes empresarios retribuyan de alguna manera a la explotación laboral en la que nos han mantenido desde tiempos de la conquista.
    Lo grotesco es que los representantes del gran capital se quejan de que ya pagan millones para la seguridad privada y la famosa renta a los delincuentes, o sea que estos tipos prefieren pagar a la delincuencia para que se sigan armando y estorcionando a la población y no al estado para que este tenga recurso para combatirla de manera integral a la delincuencia.
    Eso si, implicaría una fiscalizació transparente y accesible al estado para el que desee verificarla, a fin de garantizar que los fondos sean manejados con total probidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.