El hombre que trató de redimir al mundo con la lógica. Parte II

POR AMANDA GEFTER. TRADUCIDO POR BETOTRONIK
ILUSTRACIÓN DE JULIA BRECKENREID

pitts2

PITTS habían encontrado en McCulloch todo lo que tenía aceptación necesaria, la amistad, el intelectual, la otra mitad, el padre que nunca tuvo. A pesar de que sólo había vivido en Hinsdale por un corto tiempo, el fugitivo se referiría a la casa de McCulloch como su hogar para el resto de su vida. Por su parte, McCulloch estaba tan enamorado. En Pitts había encontrado un alma gemela, su “colaborador cómplice”, y una mente con la destreza técnica para traer las ideas a medio formar de McCulloch, a la vida. Como él mismo dijo en una carta de referencia sobre Pitts, “¿Me lo tenía conmigo siempre.”


Pitts era hábil para hacer una impresión similar en una de las imponentes figuras intelectuales del siglo 20, el matemático, filósofo y fundador de la cibernética, Norbert Wiener. En 1943, Lettvin trajo a Pitts en el despacho de Wiener en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Pitts no se presentó a sí mismo. Él simplemente caminó hacia una pizarra en la que estaba trabajando una prueba matemática. Como trabajaba Wiener, Pitts intervino con preguntas y sugerencias. Según Lettvin, para el momento en que llegaron a la segunda pizarra, estaba claro que Wiener había encontrado a su nuevo hombre de confianza. Wiener escribirá más tarde que Pitts fue “sin duda el joven científico más fuerte que yo he conocido … Me debe dejar sumamente asombrado si no llegar a ser uno de los dos o tres científicos más importantes de su generación, no sólo en los EE.UU. sino en el mundo en general “.


Tan impresionado estaba Wiener que prometió a Pitts un Ph.D. en matemáticas en el MIT, a pesar del hecho de que nunca se había graduado de la escuela, algo que las estrictas reglas de la Universidad de Chicago tenían prohibido. Era una oferta que Pitts no pudo rechazar. En el otoño de 1943, Pitts se había mudado a un apartamento de Cambridge, fue inscrito como estudiante especial en el MIT, y fue a estudiar con uno de los científicos más influyentes en el mundo. Estaba bastante lejos de cuello azul de Detroit.


Wiener quería a Pitts para que fuera su modelo del cerebro más realista. A pesar de los saltos que Pitts y McCulloch habían hecho, su trabajo había hecho apenas eco entre los científicos del cerebro, en parte porque la lógica simbólica que habían empleado era difícil de descifrar, sino también porque su modelo rígido y simplista no capturan el desorden completo del cerebro biológico. Wiener, sin embargo, entiende las implicaciones de lo que habían hecho, y sabía que un modelo más realista sería que cambian el juego. También se dio cuenta de que debería ser posible que las redes neuronales de Pitts se podrían implementar en máquinas hechas por el hombre, marcando el comienzo de su sueño de una revolución cibernética. Wiener pensó que si Pitts iba a hacer un modelo realista de 100 mil millones de neuronas interconectadas del cerebro, que se iba a necesitar las estadísticas de su lado. Y las estadísticas y la teoría de las probabilidades eran la especialidad de Wiener. Después de todo, había sido Wiener quien descubrió una definición matemática precisa de la información: Cuanto mayor sea la probabilidad, mayor es la entropía y el más bajo es el contenido de la información.


Los científicos de la habitación estaban anonadados. Y sin embargo, todo el mundo que conocía a Pitts estaba seguro de que podría hacerlo.


Como Pitts comenzó su trabajo en el MIT, se dio cuenta de que, aunque la genética deben codificar características neurales brutas, no había forma de que nuestros genes podrían predeterminar los billones de conexiones sinápticas en el cerebro, la cantidad de información que requeriría era insostenible. Debe de ser el caso, pensó, que todos empezamos a cabo con redes neuronales altamente esenciales en estados aleatorios probables que contienen información insignificante (una tesis que continúa en debate hasta la actualidad). Sospechaba que al alterar los umbrales de las neuronas a través del tiempo, el azar podría dar paso a la orden y la información podría surgir. Se dedicó a modelar el proceso utilizando la mecánica estadística. Wiener se entusiasmo, le vitoreó, porque sabía que si tal modelo se materializa en una máquina, la máquina podría aprender .


“Ahora entiendo a la vez unas siete octavas partes de lo que dice Wiener, que me han dicho es algo así como un logro”, Pitts escribió en una carta a McCulloch en diciembre de 1943, unos tres meses después de que había llegado. Su trabajo con Wiener fue “para constituir la primera discusión adecuada de la mecánica estadística, entendida en el sentido más general posible, de manera que incluya, por ejemplo, el problema de derivar las leyes psicológicas, o estadísticas, de la conducta de las leyes microscópicas de neurofisiología … ¿No suena bien? “


Ese invierno, Wiener trajo a Pitts a una conferencia que organizó en Princeton con el matemático y físico John von Neumann, que estaba igualmente impresionado con la mente de Pitts. Así formaron los inicios del grupo, que sería conocido como los cibernéticos, con Wiener, Pitts, McCulloch, Lettvin, y von Neumann su núcleo. Y entre este grupo enrarecido, el  ex desamparado se destacó. “Ninguno de nosotros podría pensar en la publicación de un documento sin sus correcciones y aprobaciones”, escribió McCulloch. “[Pitts] fue sin lugar a dudas el genio de nuestro grupo”, dijo Lettvin. “Él era absolutamente incomparable en química, física, de todo lo que pueda hablar de historia, botánica, etc. Cuando le hice una pregunta, debe volver todo un libro de texto … Para él, el mundo estaba conectado de una manera muy manera compleja y maravillosa. ”


El siguiente mes de junio de 1945, von Neumann escribió lo que sería un documento histórico titulado “Primer borrador de un informe sobre el EDVAC”, la primera descripción publicada de un cálculo binario de máquina-la computadora moderna de programa almacenado. El predecesor del EDVAC, el ENIAC, que tenía 1800 pies cuadrados de espacio en Filadelfia, era más como una calculadora electrónica gigante que una computadora. Era posible reprogramar la cosa, pero se necesitaban varios operadores durante varias semanas para redirigir todos los cables e interruptores para hacerlo. Von Neumann se dio cuenta de que tal vez no sea necesario volver a colocar la máquina cada vez que quería que ésta realice una nueva función. Si usted podría tomar cada configuración de los interruptores y cables, abstracto, y codificarlos simbólicamente como información pura, podría darles de comer en la computadora de la misma manera que te alimentas de datos, sólo que ahora los datos incluirían los mismos programas que manipular los datos. Sin tener que recablear una cosa, tendrías una máquina universal de Turing.


Para lograr esto, von Neumann sugirió modelar el equipo después de redes neuronales Pitts y de McCulloch. En lugar de las neuronas, sugirió tubos de vacío, que servirían como puertas lógicas, y encadenando juntos exactamente como habían descubierto Pitts y McCulloch, que podría llevar a cabo cualquier cálculo. Para almacenar los programas como los datos, el equipo necesitaría algo nuevo: un recuerdo. Ahí es donde los bucles de Pitts entraron en juego. “Un elemento que lanza un estímulo indefinidamente”, von Neumann escribió en su informe, haciéndose el eco de Pitts y el empleo de sus matemáticas de módulo. Detalló todos los aspectos de esta nueva arquitectura computacional. En todo el informe, citó un solo papel: “Un cálculo lógico” por McCulloch y Pitts.


Para 1946, Pitts vivía en la calle Beacon en Boston con Oliver Selfridge, un estudiante del MIT que se convertiría en “el padre de la percepción de la máquina”; Hyman Minsky, el economista del futuro; y Lettvin. Él enseñaba lógica matemática en el MIT y trabajar con Wiener en la mecánica estadística del cerebro. Al año siguiente, en la Segunda Conferencia Cibernética, Pitts anunció que estaba escribiendo su tesis doctoral sobre las redes neuronales tridimensionales probabilísticas. Los científicos de la habitación estaban anonadados. “Ambicioso” era apenas la palabra para describir la habilidad matemática que se necesitaría para lograr tal hazaña. Y sin embargo, todo el mundo que conocía a Pitts estaba seguro de que podía hacerlo. Ellos estarían esperando con gran expectación.
En una carta al filósofo Rudolf Carnap, McCulloch había  catalogado los logros de Pitts . “Él es el más omnívoros de los científicos y académicos. Se ha convertido en un químico colorante excelente, un buen especialista en mamíferos, él sabe las juncias, las setas y las aves de Nueva Inglaterra. Él sabe neuroanatomía y neurofisiología de sus fuentes originales en griego, latín, italiano, español, portugués y alemán aprende cualquier idioma que necesita tan pronto como él lo necesita. Cosas como la teoría eléctrica del circuito y la soldadura en práctica de la energía, la iluminación y los circuitos de radio que hace a sí mismo. En mi larga vida, nunca he visto a un hombre tan erudito o así realmente práctico. “Incluso los medios de comunicación se dieron cuenta. En junio de 1954,  la revista Fortune publicó un artículo con los 20 científicos más talentosos menores de 40 años; Pitts fue presentado, junto a Claude Shannon y James Watson. Contra todo pronóstico, Walter Pitts había sido disparado al estrellato científico.

Be Sociable, Share!

1 comment for “El hombre que trató de redimir al mundo con la lógica. Parte II

  1. raul fuentes
    01/03/2015 at 3:01 am

    En síntesis todo un genio, que hubiera pasado si Pitts hubiese nacido en El Salvador, lo mas seguro nadie le habría hecho caso o se hubiera convertido en analista político o político, es decir en un cualquier mediocre científico social de marras, o en un hombre con ambiciones de poder político y económico; si es que lo dejan llegar. Esto solo pudo darse en un contexto claramente de una sociedad abierta y democrática, como era los Estados Unidos de esa época (y que puede ser la de hoy, solo que con mayores limitaciones puesto que ese país sufre una tremenda crisis interna y externa) en la que todos esos grandes científicos precursores de la ciencia de la informática y la neurociencia, ambas ciencias aplicadas que utilizan grandes cantidades de información de las ciencias de base, que son innumerables, que solo se pueden desarrollar en ambientes filosóficos, artísticos y científicos y en una cultura de tolerancia y bienestar económico el cual los Estados Unidos los tenia de sobra en la época, y así de esa manera es como se desarrolla en los grandes think tanks (o centros de investigación) de ese país o en sus abiertas y flexibles universidades. Por supuesto que este artículo cambia mi percepción del mundo desde la percepción lógica. Pitts si trato de redimir el mundo desde la lógica: como diría Wittgenstein los límites de mi lenguaje son los limites de mi mundo. Y al saber de genios universales como este en pleno siglo 20, era de fragmentación de los conocimientos y de la ciencia, que no se especializaron por no caer en la barbarie intelectual de la que hablaba Ortega y Gasset, da luces para lo que podrían ser los siglos venideros si verdaderamente los queremos aprovechar los que estamos vivos y las próximas generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.