El discurso de Sigfrido Reyes, una muestra de estupidez política.

El discurso del Diputado Presidente Sigfrido Reyes en la Sesión Plenaria Solemne donde se inauguró la presente legislatura, ha ocupado espacios importantes en todos los medios de comunicación y redes sociales. La parte más destacada es el ataque a la Sala de lo Constitucional y en forma particular (aunque sin nombrarlo) al Presidente de la Corte Suprema de Justicia. Los medios han destacado la intensión de intromisión en las decisiones de otro Órgano del Estado y el evidente mal gusto e irrespeto al funcionario aludido.

Es una lástima que el Presidente Reyes (como, según dicen, le gusta que le digan) haya desperdiciado la magnífica oportunidad que tuvo de enviar un mensaje serio y sobrio a la nación. Con esas disparatadas frases de su discurso, lo echó todo a perder. Los medios de comunicación han hecho caso omiso de otros elementos importantes de su mensaje, para ocuparse casi en exclusiva de la frase que comercialmente es noticia.

Las redes sociales se llenaron de frases de repudio y desaprobación a lo dicho por el “Presidente Reyes”. La mayoría de los redactores de tales mensajes no oyeron el discurso completo, se limitaron a opinar sobre la base de lo que los medios de comunicación destacaron.

Lo sucedido es una muestra más de la torpeza política del FMLN y de la habilidad con que la derecha tradicional maneja los medios de comunicación.

Ocupar el privilegiado espacio mediático de un discurso inaugural del Primer Órgano del Estado para regañar a otro Órgano del Estado e insultar funcionarios, es una estupidez política enorme. Lo único que dejó claro el “Presidente Reyes” es la extrema angustia del FMLN por una posible resolución de la Sala de lo Constitucional, declarando inconstitucionales las últimas elecciones de segundo grado que realizó la pasada legislatura al final de su mandato.

Por otra parte ese mensaje es absurdo, pues no servirá para intimidar a la Sala. Todo lo contrario, después de las reacciones de los medios de comunicación y las redes sociales, los magistrados podrían envalentonarse y cobrar venganza.

Hay otro elemento importante a destacar. El “Presidente Reyes” fue electo por unanimidad, En su rol como Presidente del Primer Órgano del Estado debe representar el sentir y pensar de todos los diputados. La clave de un buen presidente legislativo es la capacidad de expresar las opiniones de consenso de un órgano que por su naturaleza, es integrado por distintas y hasta contradictorias formas de pensamiento.

Es evidente que esta parte de su discurso no era del consenso de los diputados. Por tanto en ese momento, el discursante se convertía en vocero de su partido o de algunas tendencias políticas, pero no representaba la opinión de todos. Al expresar estos conceptos en un discurso oficial, comprometía al Órgano Legislativo como tal. Ello provocó que muchos se deslindaran de semejantes conceptos.

De esta forma el discurso inaugural perdía un elemento esencial: convertirse en la voz unánime de una legislatura que iniciaba su trabajo. Esta es quizás la más grande oportunidad perdida. No solo para el “Presidente Reyes”, sino para los 84 diputados, que no pudieron enviar a todos los salvadoreños un mensaje claro del esfuerzo que piensan realizar en estos tres años por venir.

Como diría mi abuela: el “Presidente Reyes” perdió una magnífica oportunidad de quedarse con la boca cerrada.

Ayutuxtepeque, lunes, 14 de mayo de 2012.

 

Be Sociable, Share!

13 comments for “El discurso de Sigfrido Reyes, una muestra de estupidez política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.