El costo de la Mano de Obra – La gran mentira empresarial. Parte III

El Salario Mínimo

salario-minimo

¿Por qué deberían ustedes tener un salario mínimo? Nosotros no tenemos salario máximo.

 

El empresario tiene a su favor un tope salarial llamado salario mínimo que es determinado por el gobierno «en conjunto» con los representantes del sector empresarial, pero sin considerar la necesidad real del trabajador de llevar a su hogar dinero para satisfacer sus requerimientos de vivienda, alimentación, educación, salud y ocio, sino que totalmente enfocado en la visión del empresario de obtener mas ganancia y dicho salario mínimo, normalmente no es suficiente ni siquiera para cubrir una canasta básica familiar porque ha sido fijado en base criterios que vienen del sector empresarial sin tomar en cuenta a los sectores trabajadores y una vez fijado (sin consultar con el sector trabajador), el salario mínimo, es lo máximo que normalente ofrecen las empresas formales a sus empleados mas operativos.

En centroamérica, El Salvador tiene un salario mímino menor que el de Panamá, Honduras y Costa Rica, estámos en 4o. lugar apenas superando por unos cuantos dólares a Guatemala y bastante por encima de Nicaragua, hay que decirlo.

Fuente:

 

Países Salario por Hora Salario Diario Total Mensual
M. Nac.
Total Mensual USD
Panamá N/D N/D B/450 450 USD[8]
Venezuela N/D N/D Bs./1.407,47 327.31 USD (Dolar Oficial)
Costa Rica ¢802* ¢6.437* ¢192.345* 325 USD
Honduras L$31,25 L$250 L$5.500 291 USD[9]
El Salvador 0,87 USD 6,92 USD 207,68 USD 207,68 USD[10]
Guatemala Q7 Q56 Q1680[11] 205,09 USD
Nicaragua N/D N/D N/D 115,40 USD[12]
República Dominicana N/D N/D N/D 171,58 USD[13]

* Cambio Diario Fluctuante

Esto quiere decir que nuestros empresarios gozan de un margen de costos de mano de obra mejor que en la mayor parte de Centroamérica lo cual nos mueve a pensar que para el empresario salvadoreño es muy dificil pensar en irse al itsmo centroamericano en donde tendrá que pagar mejores salarios y prestaciones, desvirtuando así la “amenaza” que hacen algunos sectores de que los empresarios salvadoreños se irán del país a poner sus empresas en otros paises de centroamérica, las empresas que estaban en capacidad de expandirse regionalmente ya lo hicieron pero manejan su base de operaciones siempre en El Salvador debido a las condiciones favorables que tienen respecto a los otros países del área, no solo en costos de mano de obra sino en tributación fiscal.

ergo:

LOS EMPRESARIOS SALVADOREÑOS NO SE PUEDEN IR DEL PAIS.

Como dijimos antes, para determinar la rentabilidad de una empresa se consideran varios factores como los montos de ventas, los costos de operación, los gastos generales y financieros, los impuestos y como resultado final tenemos una utilidad al final del ejercicio que es en teoría lo que se repartirán los accionistas, si es que no deciden aumentar su capital «social» o de trabajo.

Las ventas lógicamente deben hacerse considerando los costos de venta (que pueden incluir costos de compra, comercialización o de producción si se trata de una fábirca), y el precio de venta debe ser superior al de adquisición para que exista ganancia que debe dejar margen suficiente para cubrir con los gastos operativos, financieros e impuestos y al final tener siempre utilidad o ganancia.

En una sola frase el éxito de un negocio se trata de: Comprar barato, gastar poquito y vender caro…y de paso no dar fiado o fiar lo mínimo posible…asegurándose de que nos paguen.

Muchos empresarios se mesan los cabellos y se rasgan las vestiduras diciendo que sus costos de producción están al tope, que ya no pueden mas con las bajas ventas, que la carga tributaria los ahoga, que la carga de salarios la tienen al cuello, etc. y se quejan amargamente de que siguen operando, incluso con pérdidas, para no dejar sin trabajo a sus empleados.

Tanto altruismo de nuestros empresarios salvadoreños conmueve hasta el punto de pensar que seguramente el Vaticano tendrá en los próximos decenios colapsada su sección de beatificaciones y  canonizaciones con tanto juicio de santidad que se interpondrán ante las sacras autoridades, de parte del pueblo salvadoreño a sus benefactores…los empresarios.

Así las cosas, seguramente veremos inundada la bóveda celestial de nuevas y rutilantes estrellas santificadas y en los altares salvadoreños se pondrán velitas a Santa Carmen Elena de Escalón, a San Alfredo Cristiani, a San Tony Saca, a San Carlos Saca, a San Victor Saca, a Santa Evangelina Pilar de Sol, San Roberto Poma, San Arturo Zablah, etc. etc.

Be Sociable, Share!

2 comments for “El costo de la Mano de Obra – La gran mentira empresarial. Parte III

  1. Don Juan
    23/07/2011 at 7:30 pm

    Porque molesta a don Roberto Poma que ya fallecio, perdon Lo MATARON y negociaron con su cuerpo Sin Vida la gente del ERP???

  2. Rimbon
    26/07/2011 at 11:18 am

    A la alta rentabilidad que obtienen nuestros «abnegados empresarios» al no pagar las cuotas de ISSS y AFP a pesar de descontarlas, hay que agregar los descuentos del «séptimo» por unos cinco o diez minutos que el empleado llegue tarde muchas veces por causa involuntaria; por trabajar mas de ocho horas sin pago de horas extra; por descontarles los uniformes, etc.
    Estos no son verdaderos empresarios. Diríamos que son explotadores además de politiqueros, aunque no todos por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.