«El Bosque Oscuro» – Liu Cixin

Primera parte «El Problema de los tres Cuerpos de Liu Cixin»

Después de leer la primera parte de la trilogía, que no se llama «El problema de los tres cuerpos» sino «El recuerdo del pasado de la Tierra«, tomar la segunda fue muy fácil, porque en donde se quedó la novela previa resulta apremiante ver como se desarrollan los hechos.
La novela comienza con una extraña y medio aburrida introducción que tiene que ver con hormigas, cementerios y gente platicando, pero que resulta ser indispensable porque da las claves para el resto de la saga.
Por ratos se pone como novelón romántico, por ratos rebosa poesía, Asimov siempre está presente, pero también se advierte algo de Frank Herbert, porque creo que Cixin bebió de estas fuentes en algún momento.
Leyendo otras reseñas, veo que critican el excesivo detalle personajes, situaciones o tecnología, pero es que al final es literatura y quienes están acostumbrados a las trepidantes novelitas adolescentes post apocalípticas, si lo encontrarán endemoniadamente aburrido, pero esta categoría de lectores niños que critican, no menoscaba la calidad de la novela, por más que la menosprecien y se ve lo especial que ha resultado en la literatura de ciencia ficción, en la enorme popularidad que tiene entre legos y letrados, al grado de que políticos muy influyentes la han aclamado.
Malditos chinos, todo lo que hacen lo hacen bien, fue lo que exclamé al terminar la primera y lo mantengo con esta segunda entrega.

ALERTA Inicio de Spoiler – Lea bajo su propio riesgo, más abajo está una marca del fin de Spoiler.


La tierra será invadida en cuatro siglos los trisolarianos vienen a conquistar el planeta con su tecnología y conocimiento superior al punto en que en las últimas comunicaciones simplemente tratan a los humanos de simples insectos, tienen conocimiento total de todo lu que hagan o digan gracias a los «fosones» No obstante, aún faltan cuatro siglos para el arribo de esta raza de extraterrestres, quienes se han encargado de espiar muy de cerca a los terrícolas gracias a los increíbles “sofones” o «fosones», (la edición que tengo dice: Sofones, pero en otros lados leo Fosones, no se cual será la correcta, aunque en inglés veo que se les llama «sophons»), computadoras cuánticas ndimensionales del tamaño de dos protones que al desdoblarse en sus diferentes dimensiones pueden incluso cubrir la tierra.

La primera escena plantea una poética analogía al final del primer libro, con una hormiga que transita por una lápida donde están labradas letras o símbolos de un nombre y es testigo involuntario de una conversación entre Luo Ji, astrónomo que ha terminado devenido en sociólogo con Ye Wenjie, la astrofísica por quien se origina toda la historia, que hablan sobre la posibilidad de que Luo Ji inicie una nueva área de investigación o ciencia, la sociología cósmica, lo que es esencial para el argumento.

Se establecen cuatro premisas y conceptos sobre las que el resto de la historia Transcurre.

La necesidad primordial de toda civilización es la supervivencia

Aunque las civilizaciones crecen y se expanden, la cantidad total de materia del universo siempre es la misma

Siempre existe una Cadena de sospecha

Toda civilización tiene en momentos críticos una Explosión tecnológica

La organización terrícola-trisolariana continúa con vida a pesar de los éxitos obtenidos con la destrucción del portaviones y la obtención de información clave, además la investigación teórica esta inhibida en sus elementos experimentales y la certeza de la superioridad tecnológica de los trisolianos es desmoralizadora lo que obliga al mundo a tomar medidas desesperadas. Como saben que toda actividad humana está siendo monitoreada y transmitida al enemigo, se conoce que los trisolianos no pueden mentir y por lo tanto no son capaces de tener la astucia retorcida que dicha capacidad brinda, de modo que lo que no se dice y solo se piensa, no lo saben y no lo pueden intuir.

Basados en esta cualidad humana crean el concepto de «Vallados» que son cuatro humanos con toda la libertad económica, política, militar y moral para hacer y pensar un plan secreto con el cual detener a los enemigos. Estos «Vallados» son:

Frederick Tyler – Ex alto funcionario norteamericano de defensa, especialista en flotas y guerra aérea.

Rey DiazLa continuación de Maduro en Venezuela una mezcla de Hugo Chávez y Gadafi con esteroides, obsesionado con las bombas nucleares

Bill HinesNeurocientífico inglés, empeñado en convertir a la humanidad en los Mentat de Dune (léanse Dune por favor).

Luo Jiastrónomo y sociologo ¿cósmico?, que es con quien inicia el libro.

La organización Trisoliana por su lado crean entre sus filas a los desvalladores, personas cuya misión es descubrir de forma precisa los planes de los vallados para dejarlos obsoletos y acabar con cada intento de resistencia del planeta ante los invasores. Cada uno de ellos urde plan que refleja su personalidad y especialidad, a excepción de Luo Ji quien pide una casa de lujo en una montaña para vivir con un su amor imaginario que posteriormente se hace realidad en un giro muy exagerado y sin fundamento, pero en resumen no hace absolutamente nada más que beber y soñar.

Cada uno comienza a preparar su plan, pero el primer vallado en «caer», es Tyler a quien su vallado se le aparece de pronto y le dice que a descubierto su plan secreto que es tratar de engañar a los trisolianos con una falsa deserción de la flota suicida que ha estado preparando.

Saberse descubierto es demasiado para Tyler que termina abandonando todo y matándose luego de visitar a Luo Ji.

El segundo vallado que entra en contacto con su desvallador es Cháve… digo Rey Díaz, quien al verse frente a su desvallador, lo ataca salvajemente casi hasta matarlo, pero su desvallador alcanza a descubrirle que con sus bombas, lo que pretendía es destruir la tierra provocando que el Sol reaccionara a un ataque nuclear expulsando fuego y radiación solar que abrasaría la tierra y a los Trisolianos en una loca venganza final.

Termina siendo arrestado por atentar contra la humanidad. Por su lado el tercer vallado, Hines, logra crear un «acondicionador mental» para implantar seguridad en la victoria a los soldados, lo que plantea otros dilemas éticos y el proyecto al final no prospera.

Solo Luo Ji no hace nada mas que vivir la vida, hasta que le quitan a su esposa e hija y las ponen a hibernar para ser despertadas al momento de la batalla final, lo que lo obliga a trabajar y comienza a caer en un estado de decadencia mental y comportamientos cada vez más excéntricos terminando en una desenfrenada carrera en la cual, gracias a su poder como vallado, comienza a jugar con los satelites y bombas nucleares disponibles armando él solo, una especie de desquiciado muro de defensa con las bombas de Díaz que a todas luces es un error y termina siendo destituido y expulsado en un estado físico y mental deplorable.

Solo al final, al borde de la tumba de la hija de Ye Wenjie y dispuesto a matarse de un tiro en el corazón, revela su plan ante los omnipresentes sofones, lo que detiene en seco a los Trisolianos y su plan de conquista y destrucción, en un «Deux ex Machina» bastante original que deja en suspenso la conclusión de la trilogía.

En paralelo a la labor e historia de los vallados están las acciones de Zhang Beihai, uno de los oficiales de la fuerza espacial que está siguiendo su propia agenda para cumplir un plan que nunca está del todo claro y que no tiene que ver con los vallados, pero sí con la supervivencia de la humanidad y desemboca en otro punto álgido de la trama. El concepto desvelado en el primer libro de que el universo es en realidad un bosque oscuro, en el que todas las civilizaciones deben esconderse para no ser descubiertas, so pena de su aniquilación, resulta magistralmente manejado en esta segunda parte, de ahí el nombre del libro.

<Fin de Spoilers>


Es de hacer notar que, así como la primera novela nos cuenta mucho de ese oscuro período de China llamado «La Revolución Cultural» en esta segunda parte, se advierte un fuerte conocimiento de la geopolítica mundial, de la sicología y sociología de las masas, sobre todo con los cambios en las percepciones en la sociedad y en la gente, conforme el tiempo arroja luces y sombras sobre determinado personaje o hecho.
Los héroes de ayer pasan a villanos hoy, para ser reivindicados mañana en un ciclo interminable que se mueve según la idiosincrasia de la masa humana que navega en el tiempo.
Leerse la tercera parte, será mucho más apremiante, ya me volvió adicto la historia.

Be Sociable, Share!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.