De talento nacional y el nulo apoyo privado o estatal.

«La mayoría de civilizaciones se basan en la cobardía. Resulta tan fácil civilizar enseñando cobardía. Se diluyen los niveles que conducen a la valentía. Se referena la voluntad. Se regulan los apetitos. Se vallan los horizontes. Se dicta una ley para cada movimiento. Se niega la existencia del caos. Se enseña a respirar despacio incluso a los niños. Se domestica» – Los Diarios Robados –Dune

INSTRUMENTOSLa frase que acota este texto es particularmente cierta en nuestra sociedad, que ha sido totalmente envuelta bajo el manto de la alienación cultural, el artista salvadoreño adolece de una falta de talento que llega al patetismo y no es que en realidad sea falta de talento sino que la exigencia que se le hace es nula y esto le inhibe el crecimiento de su creatividad, limitándose a imitar para medio sobrevivir.

Tenemos muchos músicos bastante competentes y con una gran capacidad creadora pero cuando forman un grupo musical del género que sea, comienzan por hacer una selección de ”covers” o versiones de los grandes éxitos del género musical seleccionado que les garantizarán su presencia en las ferias de pueblos o en uno que otro bar.

Así conozco personalmente a grandes guitarristas salvadoreños y a otros músicos o cantantes, que se la pasan interpretando canciones de los Héroes del Silencio, de Creedence, de Doors, Santana, etc. etc. o los super-éxitos del merengue, cumbia o reggaetón.

Cuando aparecen por ahí un par de valientes que hacen su propia música, pasan su vida musical casi en el anonimato total y en la indiferencia del público.

– Es que no hay talento  repiten los Olímpicos Dioses de los medios nacionales, pero no dicen que sistemáticamente ignoran toda creación nacional y dedican sus espacios radiales a los grandes y globalizados artistas ”de renombre” mejicanos, puertorriqueños, dominicanos, etc. en una espiral malinchista en la que para tener éxito asegurado en El Salvador es requisito no ser salvadoreño y no interpretar nada propio.

Todos recuerdan con añoranza la etapa de los años sesenta cuando ocurrió la llamada “Época de oro” del Rock Salvadoreño con grupos como los Intocables, los Supersónicos, los Vikings, Kiriaps, La Banda del Sol, La Fiebre Amarilla, “Die Blitz”  y tantos otros que sonaban y sonaban en las radios sin tener verdadero talento ya que muchas de sus composiciones eran arreglos al español de grandes éxitos en ingles, pero existía una gran diferencia.

LAS RADIOS PROMOCIONABAN LA MUSICA NACIONAL.

Hoy en estos tiempos conozco muchas voces realmente cultivadas, guitarristas consumados y grupos auténticamente originales y talentosos que vegetan entre la indiferencia y el ostracismo porque no tienen la difusión requerida.

El día de ayer visité la feria Consuma y al acercarme con mis hijos y sobrinos al anfiteatro, pudimos escuchar a unos jóvenes reggaetoneros que desbordaban entusiasmo y energía a un patético y apático grupo de curiosos que estaban ahí simplemente descansando o comiéndose un HotDog o Piza, sin prestar atención a los jóvenes artistas.

El Reggaetón es un género que en lo particular me gusta muy poco, (por mi edad y trayectoria musical) pero a decir verdad esos chicos sonaban exáctamente igual a cualquiera de los consagrados, Daddy Yankee o Don Omar, Winsin y Yandel etc. Pero con la diferencia de que sus canciones no las conocía nadie porque imagino que “jamásmente” han sonado en radio alguna.

Afortunadamente hemos tenido un par de casos de grupos o cantantes que han trascendieron este ostracismo radial y aún en medio de burlas llegaron al público, como el fenómeno King Flip o los grupos de SKA REED, FRIGUEY y otros que de un modo u otro han logrado penetrar en la mente de los jóvenes gracias a la radio.

Pero su baja calidad (hay que admitirlo) se debe a que no hay una verdadera exigencia del público hacia el artista nacional, no hay un TOP TEN de música nacional, no hay concursos de bandas con alta difusión radial y televisiva, hace falta mas consumo de música nacional y no es que no tengan talento, sino que les falta apoyo privado y nacional.

Tenemos buenos artistas pero hay que exigirles para que mejoren su calidad, sin ir muy lejos en la vecina Guatemala existen en el género SKA grupos realmente excelentes como “La Gran Calabaza” y “Malacates Trebol Shop” que realmente hacen música de calidad, la cual deja en verguenza a nuestros grupitos del mismo género, porque ahí si se les promueve y por lo tanto se les exige.

Esto no es cuestión que vaya a resolver ningún gobierno sino una cuestión cultural, nos han domesticado y por eso no levantamos cabeza.

Be Sociable, Share!

2 comments for “De talento nacional y el nulo apoyo privado o estatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.