¿Cómo se puede dejar que la religión que los impulsos más violentos se desconecten de la Humanidad?

La religión es sólo una parte del cóctel letal, pero es un potente tóxico.
Por Valerie Tarico / AlterNet: Traducido por BetotroniK
16 Jan 2015

El año 2015 se ha abierto a la matanza en nombre de dioses. En París, dos hermanos islamistas ejecutaron a los caricaturistas de  Charlie Hebdo  “en defensa del Profeta”, mientras que un asociado mató a los compradores en una tienda de comestibles kosher. En Nigeria, los miembros islamistas de Boko Haram  masacraron a un pueblo  a gritos  de  Allahu Akbar- (Alá es el más grande!). Al mismo tiempo, las Naciones Unidas  publicó un informe  que detalla la “limpieza étnica” de los musulmanes en la República Centroafricana por las milicias cristianas, a veces recitando versículos de la Biblia. En un tono más civilizado, Arabia Saudita comenzó infligiendo  1.000 latigazos en un blogguer blasfemo encarcelado-para ser repartidos a lo largo de 20 semanas para que pueda sobrevivir hasta el final. En los medios de comunicación de todo el mundo, un feroz debate ha estallado sobre quién o qué es responsable. ¿Es el monoteísmo inherentemente violento? ¿Es la religión una excusa o una cubierta para otros tipos de conflicto? ¿Son el colonialismo occidental y guerrerista en la raíz del problema? ¿Qué blasfemos pueden darse a esos objetivos? ¿Es el mismo concepto de blasfemia es una forma de coacción o violencia que exige resistencia? ¿Matar en nombre de dioses es una distorsión de la religión? Alternativamente, ¿es la realidad?

Cada una de estas preguntas se responde mejor “sí, y” en lugar de “sí / no”.

Con la posible excepción del budismo , las religiones más poderosas del mundo dan mensajes salvajemente contradictorias acerca de la violencia. La Biblia cristiana está llena de exhortaciones a la bondad, la compasión, la humildad, la misericordia y la justicia. También está llena de exhortaciones a la lapidación, la quema, la esclavitud y la masacre en el Antiguo Testamento. Si la Biblia del Antiguo Testamento fuera la ley, la mayoría de las personas que lo conocen la calificarían para la pena de muerte . lo mismo se puede decir del Corán . Lo mismo puede decirse de la Torá. Los creyentes que afirman que el Islam o el cristianismo o el judaísmo es una religión de paz están hablando de una verdad a medias y de una ingenua falsedad.
Existe la inclinación humana hacia la paz o a la violencia en un continuo. Las personas felices y saludables que se inclinan hacia inherentemente enfoques de pacificación en los textos sagrados y las prácticas espirituales que animan a la paz. Los que están amargos, enojados, temerosos o propensos a la justicia propia se sienten atraídos por los textos que sancionan la violencia y maestros que alientan la misma. La gente a lo largo de la mitad de este continuo se pueden extraer en cualquier dirección por líderes religiosos carismáticos que se centran selectivamente sobre uno u otro.
Del riesgo de la violencia individual de cada persona está determinada por una serie de factores: la genética, la educación temprana, la salud, la cultura, las redes sociales, las circunstancias de la vida, y disparadores agudos. Culpar a todo acto de violencia en la religión por sí sola es tan tonto como culpar a un acto de violencia en las armas o alcohol. Pero negar que la religión juega un papel es tan tonto como negar que el alcohol y las armas juegan un papel. Es pretender que las religiones son inertes, que nuestros valores y creencias acerca de la realidad y la moralidad más profundos no tienen ningún impacto en nuestro comportamiento.
Desde un punto de vista psicológico, las religiones suelen poner el nombre de un dios en impulsos que tienen raíces subconscientes, pre-verbales. Ellos provocan experiencias cumbres como mística euforia, dominación, sumisión, amor y alegría. Afirman dar crédito para las emociones morales (por ejemplo, la vergüenza, la culpa, el asco y la empatía) que nos inclinan hacia el juego limpio y el altruismo, y que dirigen estas emociones hacia las personas o actividades específicas. De manera similar, las religiones y provocan reacciones de protección de canales como la ira y el miedo, las emociones que más probablemente subyacen a la violencia.
Un caso de mi propio campo, la salud mental, cuenta la historia. El 5 de noviembre de 2009, un musulman estadounidense psiquiatra del ejército, Nidal Malik Hasan, disparó y mató a trece de sus compañeros soldados en la base militar de Fort Hood, hiriendo a otros treinta. Su caso muestra cómo la religión puede combinar con otros ingredientes para producir un brebaje letal.
¿Cuál fue el papel de la religión en el tiroteo de Fort Hood? La respuesta no es simple. Desde el remolino de la conjetura y el bombo surgió la imagen de un hombre que estaba solo, que no podía parecer bastante para ganar en el amor, y que estaba profundamente preocupado por las historias de terror llevada a casa por sus clientes los soldados.¿ Haz de que los terapeutas experimenten un trauma vicario? Absolutamente. ¿Este trauma ponen su propia salud mental en riesgo? Absolutamente. Muchas de ellas están relacionadas con este riesgo mediante la búsqueda de la consulta profesional, pidiendo el apoyo de amigos y familia amorosa, y limitar el número de clientes post-traumáticos que ven.
Parece que Hasan hizo por los intentos menos tentativos en varias de estas direcciones. Pero sobre todo se volvió hacia formas del Islam que sólo profundizaron su sentimiento de alienación y la ira. En lo que debe haber sido un conflicto de lealtades angustiante, la piedad le ayudó a resolver el conflicto a favor de los correligionarios más compatriotas. En última instancia, la rabia le ganó que fuera justo, la santificada rabia-que llegó a ser más importante que cualquier valor que como sanador colocado en su propia vida o la vida de sus colegas y clientes.
Yo diría que, como el alcohol, la religión desinhibe la violencia en lugar de causarla, y eso lo hace sólo cuando otros factores han creado condiciones favorables hacia la agresión. Yo también podría argumentar que en mejores circunstancias que la religión desinhibe generosidad y la compasión, el aumento de dar y ayudar a los comportamientos. La religión con frecuencia se centra alrededor de la autoridad y la adoración de texto (también conocido como “bibliolatría”). Debido a esto, ella tiene el poder de reducir el umbral de cualquier comportamiento sancionado por cualquiera de un texto sagrado o un líder religioso de confianza y se encuentra en su más poderoso cuando uno se hace eco de la otra.
Como muchos han señalado, miles de soldados musulmanes en el ejército de Estados Unidos dispararon a nadie el 5 de noviembre de 2009, ni van a menos que se encuentran asignados al combate. Del mismo modo, millones de personas consumen alcohol sin insultar, golpear, patear, apuñalar o disparar a nadie. La mayoría de nosotros somos bebedores pacíficos y creyentes pacíficos. Sin embargo, estadísticamente sabemos que sin agresiones del alcohol seríam menos comunes. Así también, todos sabemos que cuando suceden los atentados suicidas, el Islam es probable que participe. Y, añadiría yo, cuando nos enteramos de que un médico de obstetricia ha recibido un disparo o un adolescente gay golpeado y dejado morir, o un presidente de Estados Unidos ha anunciado una “cruzada”, sabemos que el cristianismo era probable que una parte de la mezcla.
En general, como el escritor del evangelio, dijo, es mucho más fácil ver la paja en el ojo de nuestro hermano de la viga en el nuestro. La cultura estadounidense se baña en el cristianismo, e incluso para la mayoría de los estadounidenses seculares, es fácil ver el rol del Islam en la violencia, mientras que faltan las ocasiones en que el cristianismo juega el mismo papel. Pero el resto del mundo no nos ve a través de nuestros propios cristal de color rosa, y bajo una bombilla desnuda, el cristianismo estadounidense retiene sombras de la capucha del inquisidor e implementos de tortura.
En los últimos años, la prensa  europea y la prensa australiana en repetidas ocasiones han llamado la atención sobre los horrores que se cometen en África gracias a misioneros  con dólares americanos, una historia que ha tardado en llegara  la corriente principal de la cobertura de la prensa estadounidense. El cristianismo tanto como Evangélica y Pentecostal repartidos en Nigeria y el Congo, miles de niños están siendo golpeados o quemados o desfiguradas con ácido después de haber sido condenado por los ministros cristianos como “brujas”. Después de todo, los misioneros norteamericanos enseñan que la Biblia es la palabra literalmente perfecto de Dios, y la Biblia dice, “: No permitirás que una bruja para vivir” (Éxodo 22:18). Cuando los niños están condenados por los pastores y sacerdotes, expuestos en el nombre de Jesús por el Espíritu Santo mismo, los padres abandonan a ellos y sus aldeas los expulsan. Los más afortunados encuentran refugio en albergues.
Mientras tanto, en Uganda , los evangélicos estadounidenses han ayudado a avanzar en términos de la prisión y la pena de muerte para los homosexuales africanos. La Familia, una organización cristiana estadounidense con miembros en el Congreso ayudó a convertir al presidente de Uganda, a su forma de cristianismo politizado. Activistas estadounidenses asistieron a una conferencia en Uganda dirigido a “aniquilar” la homosexualidad. En cuestión de meses, un proyecto de ley había sido presentado que permitiría a la pena de muerte para los homosexuales con SIDA y tiempo carcelario para los padres que no entreguen sus adolescentes homosexuales. ¿Sin relación? No. Pero horrores como estos no parecen haber disminuido el flujo de dólares salvíficos, Las Biblias y los misioneros fervientes ávidos de conversos no más que los atentados suicidas se han secado en el apoyo a las madrasas.
¿Fue el asesinato una juerga de Fort Hood causada por el Islam? ¿Son las juergas de asesinatos africanos causados ??por el cristianismo? Una respuesta sí es demasiado simple. Pero el hecho es que la religión en todo el mundo sigue sin desinhibir la violencia letal a una velocidad espantosa.Para nosotros para vilipendiar a los musulmanes o cristianos o cualquier grupo de creyentes colectivamente es participar en el acto familiar de cobardía que llamamos chivos expiatorios.Significa, siempre y siempre, que terminamos sacrificando inocentes para apacigüar nuestro propio miedo, la ira y la sed de venganza. Pero para nosotros ignorar el complicado papel de la religión en la violencia es un tipo diferente de cobardía, uno que ha sido consentido por los amantes de la paz entre los fieles durante demasiado tiempo.

Be Sociable, Share!

1 comment for “¿Cómo se puede dejar que la religión que los impulsos más violentos se desconecten de la Humanidad?

  1. Juan D.
    22/01/2015 at 8:14 pm

    Desde todo punto de vista un análisis muy superficial de lo que significa la religión desde la historia del mundo, ahora porque es noticia reciente, pero las más grandes matanzas del mundo no se han hecho en nombre de la religión: Atila con los restos del Imperio Romano, Genghis Khan en Asia Central, los gringos y su conquista del oeste, Stalin en la URSS, Mao en China, Hitler en la segunda guerra mundial, los españoles en la conquista de América, TODOS los europeos en la dominación de africa y asia, Polt Pot en Camboya.
    Se omite también, que parte de la estrategia geopolítica de los Estados Unidos ha sido siempre llenar de “misioneros evangélicos” al mundo, que siempre hacen el trabajo limpio que dicen hacer, y que han apoyado a Arabia Saudita en su exportación del islamismo más radical. Los Europeos siempre hacen ojos ciegos a estas situaciones, en su afán de acompañar a los gringos en la exportación de los valores occidentales liberales, y de la superioridad moral que exhiben ante otras culturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.