¿Carta a un abogado o misoginia?

Primera Dama El Salvador

Este día en sus ya habituales “carta a…”  el conocido escritor Paolo Lüers  le dedica la “misiva” de este día al abogado que interpuso demanda de inconstitucionalidad al nombramiento de la Primera Dama de la República (Carta a un abogado), Vanda Pignato (ver:  Herbert Danilo Vega y Ciudad Mujer, ¿Testaferro o adalid constitucional?) donde entre otras afirmaciones menciona:

“En el fondo su demanda va en contra de la mala tradición que tenemos en este país de permitir que buena parte del trabajo social del gobierno queda bajo control de la primera dama de turno. La única diferencia entre la actual primera dama Vanda Pignato y las anteriores es que bajo la presidencia de Funes el poder de la primera dama ha crecido enormemente, y su Secretaría de Inclusión Social se ha convertido en un superministerio.”  (Paolo Lüers)

Lüers sin ninguna prueba convierte la Secretaría de Inclusión Social ya no en un ministerio, eso es poco por lo que la eleva a calidad de “superministerio”.

“El nombramiento de un familiar en un cargo con rango ministerial es constitucional o no constitucional, dependiendo de una correcta interpretación de la constitución, independiente de la calidad profesional y la capacidad política de la persona en cuestión” (Paolo Lüers).

En este caso cabe hacerse la misma pregunta que  se plantea Hunna en el artículo, curioso que Paolo se de cuenta de la inconveniente para el país hasta ahora, 20 años atrás no vio ningún problema, sin embargo creo que esto al fin y al cabo solo es  la línea política que  este escritor acostumbra lo cual en el libre ejercicio del pensamiento cada quien interpreta el mundo de la manera que mejor le parezca, lo interesante es cuando el vislumbra el papel que debe de cumplir una Primera Dama de la República:

  En una sociedad madura y democrática, la esposa de un presidente o el esposo de una presidenta debería ser sólo esto: pareja, familiar, sin meterse en el ejercicio del poder, sin dejarse capitalizar tampoco como modelo.”

O sea que se dedique a hacer oficios domésticos, cuidad a los niños,  tejer crochet, hacer galletitas y en general no meterse en “cosas de hombres”, en todo caso que compruebe con artículos de ley que la Primera Dama de la República esta inhibida de participar en actividades de carácter social, porque de lo contrario más parece misoginia por parte de Paolo.

En el articulo publicador por Hunna un amigo Lucano se tomó la molestia de explicar porque dicha demanda no tiene sentido y jurídicamente es improcedente,  abusando un poco de la confianza  y con el permiso  de nuestro amigo Lucano, me permito transcribirlo acá en este artículo para mejor comprensión del asunto:

Lucano
21/01/2013 at 5:06 pm

PARTE PRIMERA

Ese abogado está completamente equivocado porque no existe ningún vicio de inconstitucionalidad en el nombramiento de la señora Vanda Pignato como Secretaria de Inclusión Social. Veamos las cosas a la luz del texto de la “CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR DE 1983”, cuyo Artículo 159 nos dice lo siguiente:

“Art. 159.- Para la gestión de los negocios públicos habrá las Secretarías de Estado que fueren necesarias, entre las cuales se distribuirán los diferentes Ramos de la Administración. Cada Secretaría estará a cargo de un Ministro, quien actuará con la colaboración de uno o más Viceministros. Los Viceministros sustituirán a los Ministros en los casos determinados por la ley.

La Defensa Nacional y la Seguridad Pública estarán adscritas a Ministerios diferentes. La Seguridad Pública estará a cargo a la Policía Nacional Civil, que será un cuerpo profesional, independiente de la Fuerza Armada y ajeno a toda actividad partidista.

La Policía Nacional Civil tendrá a su cargo las funciones de policía urbana y policía rural que garanticen el orden, la seguridad y la tranquilidad pública, así como la colaboración en el procedimiento de investigación del delito, y todo ello con apego a la ley y estricto respeto a los Derechos Humanos.”

Si nos fijamos bien, esta disposición constitucional habla de “Secretarías de Estado”, las cuales son conocidas también en las leyes secundarias como “Ministerios de Estado”. El demandante ha confundido las “Secretarías de Estado” (encabezadas por un Ministro de Estado) con las “Secretarías de la Presidencia de la República” (conducidas por un Secretario de la Presidencia de la República). La confusión proviene del empleo de la denominación de Secretarías de Estado en lugar de Ministerios de Estado, aunque sean lo mismo, siendo así que la primera expresión, a diferencia de El Salvador, sí es ampliamente usada en otros países como México o Estados Unidos. Esto fue un grave error de técnica legislativa de la Asamblea Constituyente que aprobó en 1983 nuestra actual Ley Fundamental, pues decidió usar un nombre extraño a nuestra tradición jurídica y política; tanto es así que si seguimos leyendo el precepto constitucional citado arriba observaremos que en el segundo párrafo expresa que la Defensa Nacional y la Seguridad Pública estarán adscritas a “Ministerios diferentes” (en lugar de decir “Secretarías diferentes”), y debe advertirse que los dos últimos párrafos de esta norma constitucional fueron agregados mediante una de las reformas constitucionales negociadas en 1991 durante el proceso de diálogo que concluyó con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992.

Además de todo esto, si nos damos una vuelta por el Bulevar de Los Héroes y nos acercamos a las instalaciones del Ministerio de Hacienda, podremos observar en la pared anaranjada del edificio ubicado junto a la entrada vehicular que se encuentra a la orilla de dicha arteria capitalina esta inscripción:

MINISTERIO DE HACIENDA

SECRETARÍA DE ESTADO

PARTE SEGUNDA

Ahora bien, el Artículo 160 de la Constitución, que habla de los requisitos exigidos para ser elegido como Ministro o Viceministro de Estado, dice así:

“Art. 160.- Para ser Ministro o Viceministro de Estado se requiere ser salvadoreño por nacimiento, mayor de veinticinco años de edad, del estado seglar, de moralidad e instrucción notorias; estar en el ejercicio de los derechos de ciudadano y haberlo estado en los seis años anteriores a su nombramiento.”

Y el Artículo 161 de la Constitución, añade estas prohibiciones:

“Art. 161.- No podrán ser Ministros ni Viceministros de Estado las personas comprendidas en los ordinales 2o., 3o., 4o., 5o. y 6o., del artículo 127 de esta Constitución.”

Y el referido Artículo 127 Ordinal 4º. de la Constitución, el único aplicable al caso de la esposa del presidente Mauricio Funes, expresa lo siguiente:

“Art. 127.- No podrán ser candidatos a Diputados: 4º.- Los parientes del Presidente de la República dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.”

PARTE TERCERA

Por otra parte, el Artículo 3, 28 y 46 del “REGLAMENTO INTERNO DEL ÓRGANO EJECUTIVO DE 1989” y sus posteriores reformas, con respecto a la distinción entre Secretarías de Estado (o Ministerios de Estado) y Secretarías de la Presidencia de la República, nos aclaran lo siguiente:

“Art. 3.- El Presidente de la República, como máxima autoridad del Órgano Ejecutivo le corresponde dirigir, coordinar y controlar las acciones de las Secretarías de Estado y las dependencias de éstas, así como inspeccionar unas y otras.

El Vicepresidente de la República lo sustituirá en los casos estipulados por la ley.”

“Art. 28.- Para la gestión de los negocios públicos habrá las siguientes Secretarías de Estado o Ministerios:

1) Ministerio de Relaciones Exteriores;
2) Ministerio de Gobernación;
3) Ministerio de Justicia y Seguridad Pública;
4) Ministerio de Hacienda
5) Ministerio de Economía;
6) Ministerio de Educación;
7) Ministerio de la Defensa Nacional;
8) Ministerio de Trabajo y Previsión Social;
9) Ministerio de Agricultura y Ganadería;
10) Ministerio de Salud;
11) Ministerio de Obras Públicas, Transporte y de Vivienda y Desarrollo Urbano;
12) Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
13) Ministerio de Turismo.”

“Art. 46.- Las Secretarías de la Presidencia son unidades de apoyo destinadas al servicio de la Presidencia de la República para el cumplimiento de sus atribuciones y funciones y podrán implementar o ejecutar algunas acciones, siempre y cuando estén expresamente facultadas de conformidad al presente Reglamento. En caso de controversia sobre la interpretación de las atribuciones de las diferentes Secretarías, el Presidente de la República decidirá.

Las Secretarías de la Presidencia actúan como órganos de coordinación con las Secretarías de Estado y con las restantes entidades adscritas al Órgano Ejecutivo.

Las Secretarías de la Presidencia son las siguientes: Secretaría Técnica de la Presidencia, Secretaría para Asuntos Estratégicos, Secretaría para Asuntos Legislativos y Jurídicos, Secretaría de Comunicaciones, Secretaría de Inclusión Social, Secretaría de Cultura, Secretaría Privada y Secretaría para Asuntos de Vulnerabilidad.

Cada Secretaría se organizará de conformidad a las disposiciones de su titular, considerando las necesidades del servicio que prestan.”

Así pues, vemos que la señora Vanda Pignato, por ser la esposa del Presidente de la República y ser salvadoreña por naturalización nunca podría ser Ministra o Viceministra de Estado; pero como la actual Primera Dama no es ninguna “Ministra de Inclusión Social”, sino la “Secretaria de Inclusión Social”, no existe ninguna violación a nuestra Ley Suprema con su nombramiento.

Por consiguiente, por advertirse que la pretensión del demandante está basada en una simple inconformidad con el acto señalado y no por una violación a la normativa constitucional, la Sala de lo Constitucional debe declarar improcedente la demanda de inconstitucionalidad presentada por ese abogado en contra del nombramiento de la señora Vanda Pignato como Secretaria de Inclusión Social y archivar el proceso de forma definitiva

Be Sociable, Share!

10 comments for “¿Carta a un abogado o misoginia?

  1. Juan D.
    29/01/2013 at 4:56 pm

    Independientemente si es o no constitucional, es antiético, sino veamos el papel del esposo (hombre) si es mujer la gobernanta, como en Alemania donde el Dr. Joachim Sauer, esposo de la señora Merkel y doctor en química, se limita a sus cosas fuera del estado, no del hogar, y acompaña a la canciller cuando le es requerido. O el caso de la canciller de Islandia que es lesbiana y ha estado casada con un hombre, en donde sus parejas no han comprometido su carrera política.
    Ese complejo de Evita, muy latinoamericano, es el que debe cuestionarse.

    • Exgetal
      29/01/2013 at 7:40 pm

      ¿Entonces el problema es constitucional o ético?, obviamente la tesis de inconstitucionalidad, que por lo visto es el punto principal del demandante y de Paolo Luers (aunque este último agrega lo ético), lo primero queda demostrado que no lo es, en cuando a lo segundo ¿Cual es el problema?, ¿donde esta el impedimento legal que debería de inhibir la participación de la 1° Dama de la República?, ¿Que diferencia hay entre la participación de las anteriores damas de los expresidentes con respeto a Vanda?. Si margarita cristiani iba a la Tutelar de Menores a regalarles pelotas de plástico y por ello no hay ningún problema, Ahora con Vanda Pignato que esta empoderando a la mujer Salvadoreña no con dádivas, si no con proyectos que están siendo reconocidos por la comunidad internacional ¿porque habría de abandonar su trabajo?. El problema simplemente es electoral, Arena no puede permitir que los aciertos de este gobierno sean percibidos por la población, porque eso les restará votos en las próximas elecciones.

  2. Raúl Fuentes
    29/01/2013 at 6:04 pm

    Es muy lamentable este tipo de misoginia sobre todo cuando viene de una pluma vendida y de un mercenario y traidor al igual que Villalobos, que solo han venido a enriquecerse al país, sin aportarle nada de de beneficio, este vendedor de cervezas no es mas que un resentido porque el FMLN no lo ha tomado en cuenta para hacer sus chanchullos y mas rico engañando a la gente con lenguaje socialista democrático, que ni el mismo sabe que es y como se come todo eso. Por eso cuando tenia La ventana yo me iba muy seguido tomarme un café o una cerveza, pero nunca lo he leido, excepto en algunos articulos cuando escribia en el faro, pero ahí no pagaban como en el diario de hoy (diablo de hoy), porque ya se sabe de antemano lo que va decir, y me tragaba su lenguaje solidario cuando no es mas que un alemán racista y frustrado, un periodistucho que en su país no era nada y nada de escritor es una pluma vendida y ahora resulto misógino el tipo vicioso y decrepito.

  3. Lucano
    29/01/2013 at 8:40 pm

    Muchísimas gracias a usted, MArjuna, por tomar en cuenta mi opinión. Únicamente escribí esas líneas con la idea abrir un debate crítico y reflexivo sobre este tema y demostrar las cosas absurdas a las que se prestan algunos abogados por llenar sus bolsillos de dinero extra, pues no me cabe duda que ese demandante es sólo un prestanombres utilizado para esa clase de trabajitos. Nada más quisiera hacer una última observación: El señor Paolo Lüers ha enfocado las cosas desde un punto de vista diferente del verdadero objeto del asunto, porque un tribunal constitucional de cualquier país del mundo (que para el caso de El Salvador es la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia) tiene como misión exclusiva el verificar si una norma jurídica como una ley, un reglamento, una ordenanza municipal, etc., o bien un acto jurídico como, por ejemplo, el nombramiento de un funcionario público por parte del Presidente de la República, son o no son contrarios a la Constitución, y nada más. Cuando un tribunal constitucional recibe una demanda de inconstitucionalidad contra una ley, por ejemplo, debe confrontar la ley objeto del litigio con la Constitución, y en base a un análisis jurídico, si observa que esa ley es contraria a la normativa constitucional, en su sentencia definitiva la declara inconstitucional, con la cual, dicha ley queda anulada, y por ende, nadie más debe obedecerla porque esa misma ley ha dejado de existir, quedando fuera de la competencia del mismo tribunal constitucional cualquier consideración sobre la bondad o maldad de la ley examinada, o su carácter ético o antitético, su justicia o injusticia, su conveniencia o inconveniencia para el país, etc., sino que sólo debe enfocar la cuestión desde el punto de vista de su conformidad o inconformidad con los preceptos constitucionales, y eso también es válido para los actos jurídicos emanados de cualquier autoridad. En el caso concreto que nos ocupa, a la Sala de lo Constitucional no le corresponde decidir si el acto jurídico consistente en el nombramiento de la señora Vanda Piñato como Secretaria de Inclusión Social es ético o antitético por ser la Primera Dama de El Salvador, sino que solamente le compete, en caso de admitir la demanda, estudiar si su investidura como Secretaria de Inclusión Social riñe o no riñe con la Constitución porque el demandante sostiene que su función equivale a la de un Ministro de Estado (una hipótesis que yo niego rotundamente), y que ella por ser salvadoreña naturalizada y ser la esposa del presidente Mauricio Funes, no puede ejercer esa clase de cargos públicos porque, según él, ella está contraviniendo lo dispuesto en los Artículos 160, 161 y 127 Ordinal 4º, de la Constitución de la República de El Salvador de 1983, sin que nuestro tribunal constitucional pueda tomar en cuenta si es correcta o incorrecta la existencia de esa tradición que permite que las esposas de los presidentes del país obtengan un cargo público que les permita participar en los gobiernos de sus cónyuges. Afirmar lo contrario de esto sería desnaturalizar la función de un tribunal constitucional de velar por la defensa de la Constitución, convirtiéndolo en un tribunal ordinario como cualquier otro que recibe demandas basadas en meras quejas contra diversos actos de autoridad. Si se quiere evitar que en el futuro una Primera Dama participe en el gobierno de su consorte, la mejor y más simple solución es reformar la Constitución para dejar claro esa prohibición.

    • 30/01/2013 at 11:58 am

      Gracias a ud, por enriquecer el debate con su conocimiento, como lego de leyes que soy, su intervención me a sido muy clarificadora.

  4. alfredo peña
    29/01/2013 at 8:42 pm

    Si es constitucional o no el nombramiento, es función eminentemente de la SC, cualquier defensa que hagamos sobre si eso es misoginia o ganas de amolar a la primera dama, es orinar fuera del huacal. A mi me interesante el enfoque que hace Lüers, hay que analizarlo sin pasionismos, porque puede estar de por medio un asunto de nepotismo que tampoco es bueno para el país. Lo que era malo con los anteriores gobiernos, también debe ser malo si este los sigue cometiendo…¿o no?

  5. Raúl Fuentes
    30/01/2013 at 4:46 am

    No es que la tenga contra Paolo Luers o puro pasionismo político, pero viendo las cosas con objetividad el problema no es ético o constitucional sino que viene del miedo de la derecha específicamente de el Diablo de Hoy y sus plumas vendidas o compradas por las obras que esta haciendo el gobierno y el FMLN para empoderar a la gente de menos ingresos, como bien se dijo en otro comentario y por ello perder las próximas elecciones presidenciales, en todo caso yo soy partidario de que gane el mejor. Pero aunque afecte a la gente de mayores ingresos las medidas del gobierno el FMLN y el gobierno y la Secretaría de Inclusión social están trabajando en eso con Vanda Piñato a la cabeza que tan bien lo ha hecho y que ha sido reconocida a nivel internacional por su gestión social. Como dice otro comentarista que se nos quite el complejo de Evita Perón a los latinoamericanos que tan llenos de complejos estamos por nuestra misma situación de pobreza y desigualdad y sigamos adelante…

  6. Rentel
    30/01/2013 at 9:31 am

    Si Paolo le da un calificativo de “superministerio” a la Secretaría de Inclusión Social,(también podría llamarla “Ministeriaso o Ministerión”)será porque en el fondo comprende y reconoce el trabajo de esta institución del Estado.
    El asunto es, que si alguien hace algo, es criticado, y si no lo hace, también. Seguramente para Paolo, las esposas de los presidentes deben ser eso, personas sin relevancia al mejor estilo de las monarquías en Europa, simples adornos, cargas para los erarios nacionales, el “jet set” únicamente para hacer millonarias a las “revistas del corazón”.
    Paolo, con sus “cartas” a cuanto personaje se le ocurra, (sólo le falta Eufemia), es parte del “entretenimiento” para muchos lectores; entra en el ruedo de otros seniles como Luis Gómez Zárate, que si antes nos “encachimbaban” con sus pendejadas ahora nos hacen reír, y han venido a sustituir “la sección de comics” o como decíamos de cipotes, “los muñequitos”.
    Se comenta que estos “escribidores” se inspiran cuando están con vapores etílicos entre pecho y espalda; o sentados en el retrete.

  7. Medusa
    30/01/2013 at 9:02 pm

    Creo que Lüers ha copiado esa columna de “carta a….” de una columna alemana en el “Bild Zeitung”, en este periódico se publica una carta 5 veces a la semana, el autor es un periodista de nombre Franz Josef Wagner. Wagner escribe cartas a “todo” y “todos”, una vez escribió una cartita al “invierno”, recuerdo haber leído una que le escribió a Lothar Mathäus (el futbolista). La columna se llama “Post von Wagner” (Correo de Wagner). Hasta donde yo sé, Paolo no es periodista, pero en nuestro pais es supuestamente un “pez grande en un laguito chiquitico”… Respecto a la Dra. Vanda Pignato, pienso que ella está haciendo mucho por la mujer de nuestro país. Personalmente no creo en regalar dinero así porque sí, pero creo firmemente en la educación y en aprender algo que nos ayude a independizarnos económicamente. Por pura casualidad (y porque a donde voy hablo con “cualquier persona”) tuve la oportunidad de conversar (o mejor dicho escuchar) a una mujer que aprendió cosmetología en una ciudad mujer y me contó lo feliz que está, ya trabaja en su vecindario haciendo cortes de pelo, tintes, etc… está en sus planes tener un salón de belleza formal… me alegró mucho oir esa historia. No sé porqué esto sea antiético… y a propósito de esa palabra (y de nepotismo), porqué nadie dice nada, ni interpone una demanda contra los diputados y funcionarios que tienen a buena parte de sus familiares (y de las esposas) trabajando en las diferentes instituciones, con sueldos onerosos y en muchas ocasiones sin tener la capacidad necesaria… “asesores” de la “honorable” AL que son vistos en horas de trabajo manejando por ahí, sin mayor responsabilidad. La esposa del diputado “penqueador de mujeres” que por “asesorarlo” tenía un sueldo de más de TRES MIL DOLARES (escribo la cantidad en letras por aquello de que hay algunos diputados que no pueden leer cantidades en números)… bueno, hay tanta tela que cortar, pero tengo que detenerme aquí. Felicidades Dra. Pignato y muchas gracias por lo que hace por nuestro país, que también es el país que usted ha adoptado por supuesto. Los que vemos SIN PASIONISMO su trabajo le agradecemos.

  8. Miguel G
    01/02/2013 at 9:38 am

    Casi siempre me gustan los artículos de este blog, aunque no esté de acuerdo con alguno de ellos. Para mi gusto hoy se saltaron la barda y se pusieron sensacionalistas. No veo ningún caso de misoginia en el artículo, no dice que vaya a lavar trastes ni que haga oficios; puede dedicarse a hacer lo que quiera y si es sensato que los parientes del presidente no tengan poder… es el juicio no de si está haciendo algo bueno o malo, simplemente que este gobierno era el del CAMBIO no de seguir haciendo lo mismo que ARENA, para eso mejor votemos por ellos ya que estos son los originales ladrones para que queremos imitadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.