Análisis del sector Eléctrico en Centroamérica- CentralAmericaData.com

Fuente: Análisis del sector Eléctrico en Centroamérica: CentralAmericaData.com

Del informe “Centroamérica: estadísticas de producción del subsector eléctrico, 2013”, elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL):
“…La producción de electricidad en los seis países centroamericanos ascendió a 45.735 GWh, cifra 3,3% superior a la registrada en 2012.

Dicha energía se generó a partir de las siguientes fuentes: hidráulica (47,4%), combustibles fósiles (derivados del petróleo y carbón, 36,3%), geotermia (8,3%), bagazo de caña en ingenios azucareros (5%) y viento (3%).

Lo anterior significa que el 63,7% de la energía eléctrica inyectada a las redes de alta y media tensión del servicio público fue producida a partir de los aportes de las fuentes renovables de energía (FRE).

Por países, las FRE registraron la siguiente participación: Costa Rica (88,2%); Guatemala (68,6%); El Salvador (60%); Panamá (58,2%); Nicaragua (50,4%), y Honduras (41,3%).

Merece destacarse el significativo incremento de las energías renovables en Nicaragua y Guatemala, que registraron 10,2% y 3,2% puntos porcentuales, respectivamente, adicionales con relación a las participaciones de 2012.”

“…La capacidad instalada a diciembre de 2013 totalizó 12.798 MW, cifra que representa un crecimiento de 3,3% con respecto a 2012.

Lo anterior constituye un incremento neto de la capacidad instalada de alrededor de 404 MW, correspondiendo las principales adiciones a generación termoeléctrica de ACP (116 MW) y las hidroeléctricas Las Perlas (20 MW) en Panamá; cogeneración en ingenios (121 MW) y varias pequeñas hidroeléctricas (11 MW) en Guatemala; Termopuerto (71 MW) en El Salvador; las hidroeléctricas Pantasma (14 MW) en Nicaragua, Chamelecón (11 MW) en Honduras y Cubujuqui (22,4 MW) en Costa Rica.”

“…No obstante que las porciones de capacidad instalada en centrales a base energías renovables y de combustibles fósiles no tuvo cambio (63,7% y 36,3% respectivamente), la producción de las primeras decreció un punto porcentual (1%), lo que es resultado de menores aportes hidrológicos, fenómeno que afectó en mayor medida a Costa Rica, Panamá, El Salvador y Honduras.

En el caso panameño, un atraso en la entrada del período de lluvias llevó a una reducción drástica de los embalses de Bayano y Fortuna, obligando al gobierno, a inicios del mes de mayo, a poner en marcha una campaña de ahorro de energía, que incluyó medidas para restringir el uso de aires acondicionados, la modificación de horarios en las escuelas y en el sector público y el uso de la autogeneración en el comercio y la industria.

Ello permitió reducciones en la demanda de punta de alrededor de 300 MW. Las restricciones fueron levantadas el 22 de mayo.”

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.