50 años de Rayuela

rayuela

“Rayuela” la aclamada novela collage de Julio Cortázar cumple 50 años y se mantiene tan fresca como siempre, en todo el mundo hispano los medios publican reseñas alabanzas y homenajes a la novela-rompimiento Argentina.

Para quienes hicimos, el por ratos aburrido y repetitivo, esfuerzo de leerla pero que al final terminamos encantados con ella, nos parece que hasta se ha hecho muy poco por darla a conocer.

Afortunadamente cuando años atrás me puse a la tarea, pude leer una edición, no recuerdo de que editorial, que se tomó la molestia de documentar todas las referencias culturales, musicales, sociales e históricas que la novela trae y que para muchos calificaban a Cortázar como un autor “pedante” que hacía gala de su enciclopedismo universal, lo que me facilitó mucho la comprensión de algunos pasajes de la trama.

Leerla requiere un esfuerzo mental, no porque sea complicada o con lenguaje rebuscado, sino por el mensaje lleno de simbolismos que se entrega al lector, hasta en una aparente conversación trivial entre personajes, pero creo que ahí está la diferencia entre un escritor de verdad y los escritores tipo Coelho, que desprecian tanto al lector que le ofrecen un producto previamente masticado, ensalivado y pre digerido para solo tragar, mientras autores de la talla de Joyce, Cortázar, Eco, Dalton, le señalan a uno la palmera donde está el coco, para que cada quien se las ingenie en buscar la forma de cortarlo, pelarlo, perforarlo, servirlo y luego de todo ese esfuerzo, disfrutarlo.

Al menos en la literatura contemporánea hay varias novelas que cumplen este papel como el afamado Ulises y el intraducible  Finnegan’s Wake de Joyce, La Naranja Mecánica de Anthony Burgess, las novelas de Umberto Eco, nuestro entrañable  “Pobrecito… Poeta que era yo”, del que hace falta una edición explicada como la de Rayuela que leí, La broma Infinita de Foster Wallace, en fin tantas novelas de verdad que no debemos perdernos.

Rayuela cumple 50 años de encandilar y espantar lectores, muchos la abordan por la fama que tiene y muchos (como yo) también la abandonan al cabo de unas pocas páginas, algunos regresamos a intentar re tormarla y la volvemos a dejar hasta que en una de tantas la logramos completar, pero a la segunda leída, buscando seguir los capítulos en el orden sugerido le vamos encontrando gracia y eso nos lleva luego a leerla en forma aleatoria, cosa que me sucedió también con el “Pobrecito…” pero en este caso al ser netamente literatura salvadoreña, me prendó desde la primera vez y no la dejé en cola de espera como la obra de Cortázar.

Una de las cosas que más me gustaba de Rayuela era la referencia musical que abunda y que daban idea de un Cortázar amante obsesivo de la música, cosa que años después pude confirmar e incluso en estos tiempos de blogs y páginas personales nos regalan sitios que hacen homenaje a esta característica presente en Rayuela, como el Blog “Daguerotipos y otros cines” que nos ofrece toda la banda sonora, es decir para los que están acostumbrados a la terminología gringa, el “Soundtrack” de Rayuela, capítulo por capítulo.

Por este blog desfilan los grandes maestros clásicos Bethoven, Haydn, Bach o del Jazz como Davis, Ella Fitzgerald, Hugo Wolf .

La Maga se peinaba, se despeinaba, se volvía a peinar. Pensaba en Rocamadour, cantaba algo de Hugo Wolf (mal), me besaba…

http://daguerrotiposyotroscines.blogspot.com.es/

Ignoro que será leerse nuevamente estos capítulos al compas de las notas referenciadas, lo que sería una grata experiencia que reservaré para cuando tenga totalmente libres un par de horas al día, espero vivir lo suficiente como para llegar a tenerlas.

Stephen King hace también muchas remembranzas musicales en su saga, “La Torre Oscura”, como por poner un solo ejemplo, los tambores guerra de Lud, que sonaban con la percusión inicial, recortada y repetida de Velcro Fly de ZZ Top que ha sido objeto de homenajes como este.

Felicidades a quienes ya gozaron de “Rayuela”, la novela que se dan “el taco” de haber leído, tiene 50 año. A los que aún no la han leído, les puedo anticipar que se van a topar con un clásico de la literatura mundial, de mas de 50 años y vigente, razón suficiente para leérsela.

 

“Yo espero cualquier cosa de esta noche, hay como una atmósfera de fin del mundo” Rayuela

Be Sociable, Share!

3 comments for “50 años de Rayuela

  1. raul fuentes
    06/06/2013 at 6:29 pm

    La novela Rayuela es uno de esos hitos inolvidables para la literatura en habla española, la maga se convierte en algo tan importante que es como una hechicera; pero no solo lo es para la literatura antes mencionada, sino también para la universal. Rayuela nos recuerda otra novela que no he leído de Julio Cortazar como es “modelo para armar”, el estilo es el mismo, yo la leí de corrido y no como el la propone saltando de un capitulo a otro por lo que deje una parte sin leer. Pero además, en lo filosófico recuerda mucho al Tractatus Logico-Philosophicus de Ludwig Wittgenstein, el filosofo judío austriaco, que también es una obra que se puede leer de corrido o armando sobre los puntos claves un argumento lógico sin separase de la totalidad.

  2. Juan D.
    06/06/2013 at 7:37 pm

    Los abuelos de Ludwig Wittgenstein eran judíos, pero ni sus padres ni el mismo, en todo caso su nacionalidad sería austríaco-inglés, y su religión era católica.

  3. pacohuezo
    06/06/2013 at 9:36 pm

    De acuerdo contigo y en desacuerdo, no le encuentro gracia a Coelho, pero al igual que vos intente leer esta obra pero con la diferencia que por mas que intente nunca la he terminado a pesar de su riqueza en información pues me encanta la música y el Jazz y el Blues en especial pero nunca he podido terminarla de leer.Gracias por el sitio que mencionas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.