El Salvador 1 – Costa Rica 0 – Sufrimiento y alegría

partido
Para ser sincero yo estaba tan desmotivado que hoy por la tarde me quedé trabajando un rato mas y la penultima compañera en salir me «recordó» que había que ir a ver el partido y yo le contesté que no me entusiasmaba mucho, pero que ya me iba a retirar.

Llegué a casa como a eso de las 7 con 20 minutos y el partido ya había empezado, a pesar de mi poco entusiasmo por el encuentro, al ver a toda la familia sentada frente al televisor e incluso que hasta habían pedido una Pizza (cosa muy rara en mi casa), me animé un poco e incluso fuí a traer unas cervezas a la tienda cercana, que estaba llena de bolos…digo de distinguidos parroquianos que habían puesto mesas y sacado un televisor para ver el partido y degustar algunas pupusas acompañadas por las respectivas «chevas», que en una tienda salen mas baratas que en un chupadero, por «bajero» que sea, rehusé de buen modo la atenta invitación para acompañarlos, aduciendo que estaba de anfitríon en mi casa y que para el próximo lo cual no ofendió a nadie porque un bolo mas o uno menos no afectaba el resultado y sospecho que la causa de mi invitación era mas bien por las cervezas que llevaba compradas, en fin me dirigí rápidamente a casa.

Ya sentado con mi «heladita» en la mano y un «palitroque» en la otra comenzé a ver el partido y me pareció que realmente los muchachos estaban jugando muy bien, nada espectacular pero si muy bien, hasta «la chilena» de Castillo que me dejó realmente impresionado.

Tremenda calidad la del bicho…Pararla de pecho, aguantarla y soltar el trallazo en chilena casi completa que de no ser por el «maldito» (ya me había metido en el partido) portero, habríamos gritado el mejor golazo de toda la serie eliminatoria….

Llegamos al segundo tiempo y la cosa se puso mejor, grité con el gol que «no vió» el árbitro ni «el línea», y ya no quise dejar de ver el partido a pesar de que los minutos transcurrían y todo parecía que iba a terminar en un amargo empate con un rival que a todas luces fué inferior.

Pero ya cumplidos los 90 minutos en los primeros 10 segundos de complemento, vino la apoteosis total, el gol de Rudy que nos transportó nuevamente al reino de la alegría, al reino del SI SE PUEDE, al reino de la esperanza.

Bien por la selección, bien por la afición que se merece un triunfo así, lo que nos depare el futuro no importa, tuvimos una noche de gloria y hay que saborearla, ya habrá tiempo para pensar en´México pero llegaremos con los ánimos puestos en alto y espero que sin miedo al El Coloso de Santa Úrsula y quien sabe…quizá no solo en El Salvador le ganemos a México, por lo menos este triunfo de los jóvenes nos dá pauta y esperanzas para soñar.

ARRIBA LA SELECCIÓN!!!!

—–

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.